¿Sirven los manuales de estándares y procedimientos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todos los que trabajamos en la Industria de la Hotelería conocemos la importancia de contar con los Manuales de Estándares y Procedimientos en una operación. Las grandes cadenas cuentan con departamentos de calidad que se encargan de esta materia y de velar por su ejecución, pero los hoteles pequeños, medianos o que no pertenecen a grandes cadenas, en ocasiones inician operaciones sin ellos o los tienen pero en la práctica y con el tiempo se van perdiendo, incluso en ocasiones cuentan con ellos porque forma parte de algún requisito legal necesario para el funcionamiento del Hotel. Entonces se opera por intuición o al estilo de cada quien.

En tal sentido, me permito darles algunos tips:

  • Lo primero que siempre comento con un equipo de trabajo es la importancia de apegarse a los estándares hoteleros y lo que eso impacta nuestras ganancias, nuestra reputación en el mercado y el crecimiento en nuestra cartera de clientes, ¿por qué?: para alcanzar los niveles máximos de calidad, porque es un factor diferenciador frente a la competencia, “No es suficiente hacerlo bien sino EXCELENTE”, debo superar las expectativas de los clientes y en consecuencia aumentaré la rentabilidad del producto así como las ventas, generando mayor reconocimiento de la marca.
  • Es importante conocer en qué beneficia al cliente tener un estándar de calidad: cumplir y superar sus expectativas, garantizar al cliente uniformidad del producto en cada visita, recomendación de nuestro producto, reconocimiento del mejor producto frente a la competencia.
  • Si un Hotel no cuenta con un departamento que se encargue de esta labor, una solución es contratar a un consultor de empresa especialista en esta materia y designar a un responsable de cada departamento, quien trabajará de la mano con esta persona en levantar toda la información detallada de los procesos de cada área. Es importante que se lleve un Plan de Acción con fechas de entrega para que este proceso se cumpla en un tiempo razonable.
  • Existen diversidad de modelos de Manuales de Estándares y Procedimientos, mi recomendación es que el Manual debe tener sus bases en las Normas ISO vigentes y debe contener la siguiente estructura básica:

Recomendaciones para elaborar un Manual de Estándares y Procedimientos de tu Empresa, práctico y amigable:

  1. Objetivo, Alcance, Documentos de Referencia como Check List-Formatos y Marco Legal.
  2. Contextualización del Proceso: ¿Qué es necesario hacer antes de empezar a Realizar este procedimiento?, ¿Qué se hará después de haber terminado éste procedimiento?, ¿Qué es necesario hacer al mismo tiempo que se realiza éste procedimiento?, ¿Qué es necesario hacer para ofrecer un servicio de calidad?
  3. Responsabilidad, autoridad y comunicación: ¿Quién administra el proceso dentro de la organización?, ¿Qué cargos de la organización entregan insumos para el proceso?, ¿Qué cargos de la organización reciben el resultado del proceso?, ¿Quién aprueba el resultado del proceso?, ¿Quién autoriza la ejecución del proceso ó da visto bueno para aceptación del resultado en representación del cliente?
  4. Descripción detallada de la realización del proceso: Actividad (¿Qué se hace?), Responsables (¿Quiénes están involucrados?, Instrucciones (¿Cómo lo hace?), Especificaciones (¿Qué se debe cumplir?/meta u objetivo) e Infografía (foto del resultado o gráfica).
  5. Protocolos Especiales: protocolos a seguir sobre situaciones fuera de lo común, de emergencia o extraordinarias.
  6. Planeación detallada de la verificación del proceso: Inspecciones (¿Qué se evalúa?), Responsables (¿Quién lo hace?), Medios (¿Con qué?), Instrucciones (¿Cómo?), Especificaciones (¿Qué se debe cumplir?). Aquí se debe incluir los Indicadores de Gestión y el resultado que se debe alcanzar mínimo esperado.

De esta forma convertimos el Manual en una herramienta de calidad integral que puede ser utilizada por todos los integrantes de la organización y además contiene de forma explicita el objetivo que se requiere y el Indicador que medirá sus resultados como control y seguimiento de la gestión de calidad.

  • La idea de elaborar un Manual que sea práctico y sencillo de leer para cualquier colaborador, es primeramente que invite a ser leído usando un formato más gráfico y de menos párrafos de textos; segundo evitar confusiones entre si lo que debo cumplir es la tarea, la política, el proceso, el sub-proceso, que son los formatos de los modelos tradicionales, y eso ocasiona que la gente se pierda durante su lectura y no retenga la información que se necesita.
  • Generar formatos de auditoria para cada área, para así poder validar los resultados y que a su vez sirven de recordatorio del paso a paso que debo cumplir para determinado proceso. Esos son los mejores amigos de una herramienta de Sistema de Calidad los “Check List”.
  • Para que un Manual cobre vida de forma proactiva y positiva en un Hotel debe ir acompañado de un seguimiento diario, semanal y mensual. El mensual resumirá el desempeño de cada departamento en el cumplimiento de los estándares, así como su impacto en la satisfacción del cliente que es lo más importante. Esto generará una especie de sana competencia mes a mes en reflejar quién es el departamento estrella en cada ocasión y allí se pondrá de manifiesto la creatividad de los Jefes en reconocer los logros.
  • Así como mencionamos en qué beneficia a la empresa y al cliente en seguir un Manual de Estándares, no menos importante es mencionar en qué beneficia a los colaboradores seguir un estándar de calidad: optimización de su tiempo y esfuerzo; superación como profesional; obtener mayores beneficios; optar por mejores oportunidades al irse especializando y formándose cada día. En consecuencia, trabajar con mayor motivación.
  • ¿Cómo logro mantener esta metodología en el tiempo?: a través de formación continua, impulsando la mejora continua: “cada día lo hago mejor!”; respetando los controles y revisando los resultados continuamente, conociendo cuál es la meta que debo cumplir.

El secreto es hacer que la implementación de los Manuales de Estándares forme parte de la Cultura de la Empresa, que los colaboradores se conviertan en expertos en sus áreas de trabajo y se puedan implementar prácticas de Mentoring, donde se sentirán participes del proceso, lo cual les traerá como consecuencia un crecimiento y satisfacción a nivel profesional. Sin duda esto es una relación ganar-ganar para toda la cadena de servicio: cliente-hotel-colaborador.

¿Y tú ya tienes tus manuales de estándares y procedimientos?

 

Ana María Pittaluga

www.anapittaluga.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *