¿Cómo manejar el agobio y el estrés?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En esta oportunidad quiero aprovechar este canal para compartir algunas estrategias que utilizo a nivel personal para manejar de la mejor forma posible, el agobio y el estrés.

Habitualmente nos enfrentamos a situaciones de adversidad, pero la que estamos viviendo con la pandemia del coronavirus, definitivamente es épica, será un antes y un después en nuestra historia, así que quisiera dedicar unas líneas a darte algunas herramientas que yo aplico y que quizás te puedan ayudar a ti también.

6 Tips para superar el agobio y el estrés

Estos tips no solo los pongo en práctica en mi vida, continuamente los comparto con mis alumnas en las capacitaciones que realizo, y en esta oportunidad quiero hacerlo contigo, porque siento que ayudarte a visualizar las situaciones desde otra perspectiva, una más positiva, es el mejor aporte que debo compartirte hoy.

#1 ¿Qué está bajo mi control?

El primer paso es entender qué cosas o situaciones se encuentran bajo tu control y que no. Esto es una parte vital del proceso, porque te ayudarán a evaluar sobre las situaciones que directamente puedes cambiar y aquellas que no.

Una vez que asumes las situaciones que no puedes controlar, entonces es momento de abrir tu mente y enfocar tu atención, en aquellas que sí puedes controlar y que dependen de ti. Esto requiere iniciar un proceso de autodescubrimiento, algunas personas les ha tomado por sorpresa esta situación, y quizás no estén habituadas a tener espacios de conexión interior, de autoconocimiento, de saber cómo piensan, sienten y actúan.

Este recorrido conlleva un proceso de crecimiento personal, el cual no ocurrirá de la noche a la mañana, pero en definitiva, lo importante es empezar y tratar de identificar, cómo te estás sintiendo y qué tipo de pensamientos estás teniendo de forma más recurrente.

#2 Identificar cuál es tu aprendizaje

Todas las situaciones de crisis y adversidad llegan a nuestras vidas para mostrarnos algún aprendizaje o mensaje.

Esta pandemia, trae a cada persona un aprendizaje particular, dependerá del tipo de vida que tenga cada uno, de cómo asumen las situaciones de conflicto o cómo manejan «el estar fuera de la zona de confort». En definitiva qué necesitas cambiar, transformar, evolucionar de cómo venías llevando tu vida, tus relaciones, tu trabajo, tus prioridades, tu mundo interior…

Saldremos más fortalecidos, si asumimos esta pandemia, como una oportunidad de transformarnos y crecer en todas las áreas de nuestras vidas.

Pasaremos por momentos de negación, dolor, rabia, frustración, para poco a poco darle cabida a la aceptación, a la esperanza y las nuevas oportunidades que pueden abrirse a futuro.

Desde mi experiencia siento, que cuando empiezas a entender este proceso como un camino progresivo, por etapas, donde vas aceptando tus emociones, dejándolas fluir, sin forzar ni juzgar, es cuando realmente empiezas el proceso de aprender de la adversidad, no desde el rol de víctima sino como líderes de nuestra realidad. Sin más ni menos. Me doy permiso a sentirme mal, pero busco las herramientas para poco a poco, recuperarme, tener una nueva visión y sentirme mejor.

Ahora una manera positiva y óptima de vivir la situación que llega a tu vida y te proporciona esa sensación de agobio o estrés, es la capacidad que desarrolles de identificar las herramientas correctas para solucionarla, pero para ello deberás evaluar de manera creativa, las soluciones que te permitirán responder a la pregunta ¿Cómo puedes superarlo?.

#3 ¿Qué necesito para superarlo?

Es muy común obviar y olvidar las herramientas que tienes a disposición para superar la situación que estás viviendo, en medio del agobio te encierras y comienzas a sentirte, en una especie de cuarto oscuro sin salida.

Pero antes de sumergirte en esa situación, es necesario tomes un momento para responder estas preguntas claves:

  • ¿Qué necesito para superarla más rápido?
  • ¿Cómo puedo superarlo disminuyendo el dolor o trauma?.

Una vez realices una introspección, tomes unos minutos para meditar sobre estas preguntas, entendiendo además que estás viviendo un proceso de aprendizaje y de expansión, porque estamos fuera de nuestra zona de confort, entiendes que es una invitación para mejorar.

Es posible puedas encontrar respuestas como estas:

  • Necesito desarrollar más tolerancia…
  • Es necesario aprender a ser más compasiva/o…
  • Debo ser más empático/a…

En este punto has identificado uno o varios aspectos de mejora en tu vida, sobre los cuales necesitas trabajar, entonces es momento de preguntarte ¿cómo puedo de alguna forma transformar esta situación en una oportunidad?, ¿qué quiero lograr después que pase esta crisis?, ¿cuál es el resultado que a pesar de la crisis, agobio o estrés que estoy viviendo, puedo lograr?

Cuando analizas la situación pensando en las preguntas comentadas anteriormente, comienzas a transformar una postura de víctima a una de creador de soluciones, es allí cuando dejas de ser parte del problema y comienzas a ser parte de la solución.

#4 Visualizarte post crisis

Para lograr este proceso es necesario desarrollar la capacidad de salirse de la situación, de auto-observarte, aunque debo reconocer que esto no es un proceso fácil.

Una técnica que puedes implementar para abstraerte de la situación, es comenzar a ver todo el proceso como si estuvieras viendo una película, desde afuera, donde dejas de ser tu la protagonista y es otra viviendo la historia que tú vives actualmente.

Te ha pasado que al ver una película, dices …. ¿Por qué hace eso?, lo asocias con algo en tu vida, con algún problema que tengas en el momento, y de repente… ahhh esta es la solución…, ¿cómo no se me había ocurrido?. Así será como deberás plantearte a ti misma, la situación que estés atravesando con la pandemia.

Una vez aprendes a abstraerte, entonces de manera automática comenzarás a desarrollar soluciones, tu mente libera espacio para que entre nueva información, asocia ideas opuestas o diferentes, y comienza a buscar nuevas y creativas oportunidades, unas que quizás no tenías contempladas anteriormente, unas que no se perciben a simple vista, pero que están allí disponibles.

Tu mente y tu corazón siempre tienen las herramientas que necesitas y las respuestas que buscas.

Otra opción que podrá ayudarte es la inclusión de terceros, de esta manera podrás ampliar la visión de la situación que estás viviendo y obtener ángulos diferentes, puedes pensar en hablar con amigos, coach o incluso mentores. Es momento de conectar y ampliar tu círculo de comunicación y afectos.

#5 Mantener una rutina

Otro consejo que puedo darte en este tipo de situaciones, es mantener una rutina o implementar nuevos hábitos, que fortalezcan de desarrollo personal, tu conexión interior. Analiza qué debes incorporar en tu vida para superar los nuevos desafíos y de esta manera retornar a lo básico.

En la medida que trabajes tu mundo interior, serás más capaz de superar cualquier reto o adversidad.

Hoy día conocemos los beneficios que existen sobre la incorporación de una rutinas de ejercicios, la inclusión de comida saludable en nuestra dieta, la meditación, temas que sabemos, generan un bienestar general.

Pero es necesario incluir en este listado el tiempo de silencio en nuestra vida diaria, este nos da el espacio de quietud para escuchar nuestra mente y visualizar los sentimientos que tienes en ese momento, o aquellos que has desarrollado por una determinada situación.

Quiero que sepas, que el silencio es una oportunidad para entender que emociones producen cada uno de tus pensamientos, y en consecuencia podrás tomar conciencia, en cuáles áreas requieres ayuda de terceros, porque son hitos o barreras que nos impiden salir de la situación que tenemos actualmente.

Así como apartas espacio en tu agenda para tu familia, negocio, clientes, también es necesario cuidarte a ti misma, generar esos momentos de silencio, para evitar recorrer el camino en “piloto automático”.

#6 Fluir y no Luchar 

En momentos de crisis, es necesario entender, que el objetivo no es forzar o luchar ni con la situación, ni con lo que piensas, como tampoco con lo que sientes. La idea primordial es fluir con tus miedos, agobio o cualquiera sea el sentimiento que tengas. Debes darte el permiso de recibir tus emociones e irlas trabajando poco a poco. Como tampoco debes resistirte a lo que estás viviendo ni negar la realidad.

La estrategia a implementar es: primero tomar conciencia de qué te molesta o te hace sentir mal, luego que identificas, dale espacio a esas emociones, siéntelas tal y como son, y cuando estes listo para cambiarlas, aplica herramientas que te ayuden a sentirte mejor en cada momento. Distrae a tu mente de lo que te produce angustia: ver una película, oír tu música favorita, hablar con alguien que te alegra, que te hace reír…

Te repito, porque es necesario que entiendas, la idea aquí no es dejar de sentir, debemos entender que somos seres humanos y en nuestra naturaleza está sentir, podemos tener momentos de miedo, agobio; son estos momentos en los cuales la clave es la conexión interior y una vez entiendas lo que sientes, puedes implementar soluciones para fluir con la situación.

Ahora bien, las situaciones se presentarán de manera inevitable es parte del proceso, pero deberás entender que SI puedes elegir cómo te puedes sentir y además está en tus manos, tomar la decisión de fluir con la situación, o luchar contra ella.

No olvides, no es luchar o forzar, debemos aprender a fluir y elevar nuestra fe y confianza en nosotros mismos, que encontraremos las claves para sobrellevar mejor el agobio y el estrés.

Yo he podido manejar mejor mis miedos e incertidumbre en estos momentos, ayudando mejor a mi familia, clientes y estudiantes, porque ya existía en mi vida una rutina y estructura que me facilitan ver las cosas de forma más positiva. Si quieres saber más sobre mis rutinas, lee mi articulo de Mis 10 hábitos favoritos como emprendedora.

Antes de despedirme, recuerda suscribirte a mi canal de youtube.

Gracias por Leerme,

Ana María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *