¿Cómo hacer el Mapa de Ruta de tu Negocio?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La gran inquietud a la hora de emprender es no saber por dónde empezar, cuál es ese mapa de ruta que debes seguir, para crear un negocio que se base en tus talentos, que sea viable, rentable y que pueda crecer a futuro.

Ese mapa de ruta es la clave para desarrollar un negocio con los pilares sólidos, donde construyas/desarrolles un modelo que sea, además de rentable, que sea escalable, es decir, que pueda crecer de forma continua, estandarizada y automatizada, y esto son las cosas en las que hago más hincapié a las estudiantes de mi Academia.

Sé que tener ese camino claro a seguir no es fácil, más aún si nunca antes has emprendido, es por ello que voy a resumirte los seis pasos claves que podrás poner en práctica desde este momento.

Pasos para crear tu Mapa de Ruta

Define tu Propósito

El primer paso se trata del famoso propósito, que hoy día ha creado tanta controversia y revuelo en internet, pero podemos resumirlo respondiendo a preguntas como: ¿qué quieres hacer? y ¿para qué lo quieres hacer?.

Cada uno de nosotros tiene un talento que nos hace distintos al resto, es una actividad o habilidad que se nos da de manera natural y espontánea, pero pensamos que estamos errados al evaluarla como idea de negocio, porque existen muchas personas o emprendimientos similares o iguales.

Esta habilidad te dará la posibilidad de desarrollarte y expresarse sin esfuerzo, con mucha facilidad y autenticidad, la clave está entonces en identificar cuál es.

Una estrategia infalible que puedes utilizar es preguntarle a tus seres queridos cuál es el área en la cual destacas, o también piensa qué cosas te piden tus amigos o conocidos que los ayudes, porque lo haces muy bien, aunque no sea tu profesión u oficio actual.

No te presiones en este paso, analízate y haz un proceso de autoconocimiento, a veces es difícil para muchos identificar la genialidad que inevitablemente tienen y transmiten.

Si no tienes claridad en tu Propósito, no significa que no puedas iniciar tu emprendimiento. Sigue tu intuición, el corazón es como nuestro segundo cerebro y nunca se equivoca. Descubrirás haciéndolo que vas por buen camino. Cuando yo inicié con mi negocio de consultoría, no tenía mi propósito tan claro y definido como lo tengo hoy después de 10 años, pero me encantaba hacerlo y había una vocecita interna que me decía: ¡hazlo!.

Investiga la oportunidad de mercado

Cuando tu pasión o propósito está identificada, será desde allí donde deberás construir los cimientos de tu empresa, pero para ello es necesario conocer si hoy en día existen personas que requieren de tus talentos.

Es decir, requieres tener la certeza que existe un nicho (mercado) de personas (potencial cliente) que hoy día tiene un problema/necesidad/deseo, que tu puedes atender con tus talentos, lo que posteriormente transformarás, en los productos o servicios de tu negocio.  

Este paso es uno de los más importantes en tu mapa de ruta, sin embargo tiende a ser ignorado por muchos emprendedores, generando como consecuencia el fracaso, porque crear un negocio no se trata de vivir de tu propósito o pasión, necesitas que eso coincida con una oportunidad real de mercado.

Así que deberás sacar a la investigadora interna que llevas dentro y comenzar a analizar con profundidad las opciones que existen actualmente en el mercado, así como las acciones que realiza constantemente la competencia.

Conocer lo que hace la competencia es vital, porque te proporcionará ideas para diferenciarte en tu emprendimiento, conocerás las estrategias que aplican, las redes sociales donde hacen presencia y el tono/modo que hablan con su audiencia.

Una excelente estrategia que puedes utilizar para realizar este proceso de investigación son los grupos, blog y redes sociales de tu competencia, lee detenidamente los comentarios que dejan sus seguidores, y comienza a recolectar frases, palabras, expresiones, emociones o sentimientos del público. Allí hay información valiosa que quizás tu competencia no esté cubriendo o que tu puedes mejorar, usándola a tu favor para diseñar tus productos o servicios.

Define tu Propuesta de Valor

Teniendo claro el paso anterior, ahora debes trabajar en definir en una sola frase, lo más concreto posible, cuál será la solución que ofrecerás al mercado (nicho especializado) a través de tus productos o servicios, para satisfacer una necesidad o deseo.

Debes a través de esa frase, transmitirle a tu cliente con absoluta claridad y certeza, cómo lo que ofreces lo hará pasar de su situación actual (punto a) a la situación deseada (punto B). Preguntarte siempre: ¿cómo cambiará la vida de esa persona después que compre mis productos o servicios?

En eso se basa crear una «propuesta de valor». A través de tus talentos puedes cubrir una necesidad o deseo del mercado, logrando diseñar productos y servicios únicos, a través de tu experiencia, habilidad, creatividad, estilo, autenticidad e historia.

De esta forma lograrás diferenciarte siempre de tu competencia, aportando valor a tus potenciales clientes, solucionando sus problemas, necesidades o deseos. Allí radica el éxito de tu negocio.

Misión, Visión, Retos y Competencias

La gran mayoría de los emprendedores crean sus ideas como un hobby, es decir, no definen desde el inicio cuál es la misión y visión del negocio, dicho en palabras más coloquiales, cuál es la esencia de la marca que quiero construir y a dónde quieres llegar con tu emprendimiento.

Define tu misión en una frase concreta, que puede ser muy similar a tu «propuesta de valor», la diferencia entre ambas, es que la misión no necesariamente detalla el problema o deseo de tu cliente, sino el producto o servicio que desarrollarás per se. Luego realiza el mismo procedimiento pero con la Visión.

Define en una frase concreta o breve párrafo, como te visualizas en 4 a 5 años para cumplir con esa misión que te hayas propuesto. La visión, será el vehículo que necesitas para alcanzar la misión de tu negocio.

No olvides que con toda la información que ya hayas recogido del mercado y de las investigaciones realizadas, debes identificar, cuáles son tus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, lo que comúnmente conocemos como análisis FODA.

Al evaluar la competencia y las necesidades de tus potenciales clientes, puedes conocer con claridad los posibles retos a los cuales te enfrentarás, identificando las competencias que necesitarás, para lograr crear y entregar tus productos o servicios de manera exitosa.

Por otro lado este proceso también te indicará los recursos (monetarios y no monetarios) que deberás considerar para desarrollar tu negocio, y transformar las debilidades en fortalezas de manera progresiva.

Siguiendo estos pasos resultará muy fácil identificar los aspectos del FODA, tendrás claridad del camino que debes recorrer, y en consecuencia construir un modelo de negocio coherente y lógico.

Si bien es cierto estos son procesos elaborados, he querido darte las bases de forma simple y sencilla, para que puedas tener un norte más claro a seguir.

Diseña tus productos o servicios

Al realizar tu Investigación de Mercado, tendrás claro la necesidad, deseo, o problema, que tiene ese nicho específico de mercado, al cual te vas a dirigir.

Deberás pensar en cómo puedes transformar tu talento, en un servicio o producto, que genere la solución que tu potencial cliente está buscando, pero que además, pueda superar sus expectativas. ¡Y esto es clave!. No es solo hacer bueno productos, se trata de hacer cosas que sorprendan a tus futuros clientes.

Cuando desarrollamos productos o servicios de alto impacto y calidad, puedes garantizar la permanencia y fidelidad de tus clientes sobre la marca. Es decir, te comprarán una y otra vez, construyendo una relación a largo plazo.

Otro aspecto determinante en este proceso es conocer si los clientes que están en tu nicho de mercado y sobre los cuales basaste tus investigaciones, tienen la capacidad económica para comprar tu producto o servicio. Dicho más concretamente: debes diseñar productos o servicios que tu potencial cliente esté dispuesto a pagar.

No importa que tan bueno sea tu negocio, si cliente no puede pagarlo o no está dispuesto a comprarlo, entonces nunca podrás concretar una venta.

Valida tu producto 

Esta fase es crucial, la repito siempre con mis alumnas y en las consultorías que realizo, es necesario realizar una validación de tus productos antes de lanzarlos al mercado.

La validación consiste en seleccionar un grupo de personas similar tu potencial cliente (mínimo 10), que puedan probar tu producto o servicio, y aplicarles una encuesta para recoger el feedback de la experiencia de consumo. De esta forma podrás realizar cualquier cambio, mejora o ajuste, antes de sacarlo al mercado.

Estas encuestas también te servirán de prueba social o testimonios, lo cual te ayudará mucho al momento de lanzar tu producto final al mercado. Un producto o servicio que tenga testimonios de compra positivos, ayuda a elevar su probabilidad de venta y contribuye a ir construyendo la reputación de tu marca.

Los aspectos que debes incluir en tu encuestas son: la opinión de las personas en cuanto a la calidad, relación precio / beneficio, capacidad de cubrir-superar las expectativas, si recomendarían el producto a otra persona, las 3 características que destacan del producto/servicio y cómo describirían el producto (o experiencia si es servicio) en una sola palabra.

Lanzamiento

Y llegó el momento de brillar, cuando pasaste por todos los pasos de tu mapa de ruta, es el momento de lanzar tu producto o servicio al mercado de manera masiva.

Una última recomendación, el proceso de validación debe ser constante en cualquier etapa de tu negocio, eso es lo que te permitirá crecer, mejorar e innovar continuamente.

Te deseo mucho éxito

Gracias por leerme, un abrazo 

Ana María

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *