Tengo una Idea Loca, ¿funcionará como negocio?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Espero que te plantees la posibilidad de darle espacio a tus ideas por muy locas que parezcan. Solo investigando y validando qué hay y qué necesita el mercado, sabrás si esa idea se puede poner en práctica o no.

Sabemos que entre el 70 al 90% de los emprendedores fracasan en menos de 2 años (depende de la región), pero a pesar de lo alarmante de esta cifra, también te digo que el porcentaje de emprendimientos que tienen éxito, es porque sus creadores están dispuestos a fracasar, a intentarlo, porque saben (o lo han entendido en el camino) que forma parte del proceso de aprendizaje y del camino hacia el éxito.

Por eso la mayoría cada vez que tiene una idea, por miedo a fracasar ni siquiera lo intenta. Yo no puedo garantizarte que con los conocimientos y experiencias que te comparto no vas a fracasar, pero lo que si puedo hacer es enseñarte y animarte a probar y a asumir ese fracaso de forma más positiva, proactiva y sacándole el máximo provecho. Te darás cuenta que de la mayoría de los fracasos es que lograrás llegar a tu idea maestra. Gracias al fracaso ocurre muchas veces la magia en los negocios.

3 preguntas que puedes hacerte para evaluar tu idea

 Muchos emprendedores me escriben agobiados que no saben cómo investigar el mercado y cómo identificar quién puede ser su cliente ideal, quizás la primera vez que lo haces es normal que te sientas pérdido/a, y por eso quiero compartirte que seas TÚ ese primer potencial cliente o cliente ideal.

Responder estas 3 preguntas te ayudará a ir verificando que hay detrás de esa idea y qué tan factible puede ser:

  1. ¿Tu has necesitado ese producto/servicio que tienes en mente?
  2. Si existe en el mercado, ¿cómo ha sido tu experiencia?, ¿qué sentiste al consumirlo?. No existe, ¿cómo te gustaría que fuera?
  3. ¿Qué tendría que tener ese producto/servicio para que fuera ideal para ti?, es decir, ¿qué te impulsaría a comprarlo si o si?

Esto hace que empieces a ponerte en los zapatos de lo que un posible cliente pensaría de esa idea convertida en un producto o servicio. Un siguiente paso puede ser compartirlo con tu circulo de cercano de amistades o conocidos, realizándoles las mismas preguntas.

Te aseguro que de allí empezarás a tener información que puedes ir recolectando y analizando. Serán tus primeros pasos para armar tu mapa mental referente a ese idea. No dejes de leer mi artículo 6 Pilares para crear un negocio exitoso y 4 Pasos para armar tu Plan de Negocio), allí te doy de manera ordenada el procedimiento que debes seguir.

Pero no puedo dejar de compartir contigo las claves para que no descartes la idea, sin que evalúes primero si es viable o no.

3 claves para no descartar tu idea

Como te comentaba al inicio de este artículo, la mayoría descarta sus ideas por el miedo al fracaso. Y te dije que seguiré compartiéndote herramientas para que dejes de ver el fracaso como un enemigo o pérdida.

  1. Probar: la primera clave es entender que siempre tu ego o mente racional o consciente, ante lo nuevo y desconocido querrá hacerte dudar y paralizarte, es su función protegerte y que no salgas de lo conocido o de tu “zona de confort”. Pero cuando tienes argumentos sólidos para calmar esas dudas y empiezas a entender el poder en tu manera de pensar, entonces estarás más preparado/a para manejar esas nuevas ideas. Recuerda que tu área de genialidad, tus resultados extraordinarios se producen cuando te pones y expones al límite de lo que has logrado hasta ahora. Te invito a que revises este vídeo “Creencias y Mentalidad de un Emprendedor”  en mi canal de YouTube, donde te comparto información clave sobre este tema.
  2. Prepararte e Investigar: esta es la segunda clave y te la menciono anteriormente, en la medida que te prepares, indagues el mercado, revises que hace la competencia, tendrás los argumentos que sustenten si la idea es viable o no.
  3. Escucharte: la tercera clave es saber que los negocios se tratan de escuchar la “necesidad, dolor, problema, deseo” de tu cliente ideal. En este caso, tu estás haciendo de cliente en este ejercicio y quiero que te escuches, en silencio, además de ser la práctica vital y más valiosa de un persona de éxito y de alto rendimiento. Escucharte, estar en silencio todos los días por espacios de 5 a 20 minutos, o más, si puedes, es lo que te hace saber que dice tu intuición, que dice tu corazón (que siempre sabe las respuestas adecuadas), de auto-observarte para descubrir cómo te sientes frente a esa idea. Este es el mismo ejercicio que luego harás cuando tengas a tus clientes reales, escucharlos con muchísima atención, te hará descubrir cómo piensan y qué sienten, y allí descubrirás la clave para que te compren y captar su atención.

Así que te invito a que te atrevas, a que seas valiente y escuches siempre tus ideas locas antes de descartarlas. Al menos aplica hoy estas claves y podrás concluir si vale la pena o no probar. Pero créeme siempre valdrá la pena equivocarse.

Si quieres compartir esa idea conmigo, revisa esta información de mi próximo Workshop, donde estaré compartiendo el método exacto que utilizo hoy con mis clientes, estudiantes y en mi propio negocio, cada vez que lanzo un nuevo producto al mercado. 

No olvides que podemos vernos cada viernes en mis Live de Instagram a las 7pm hora de España, donde te sigo comaprtiendo mis experiencias y tips para emprender con éxito.

Un abrazo y gracias por leerme. Me encantará leer tus comentarios…

Ana María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *